Los transplantes de médula ósea están pasando por una revolución silenciosa: ya no solo serían para combatir el cáncer, sino que se investiga cómo disminuir los riesgos de forma que puedan ser utilizados contra otros males.
Estos podrían ir desde enfermedades como la anemia falciforme hasta los desórdenes metabólicos mortales.
A la manera antigua, se aplican altas dosis de radiación y quimioterapia para exterminar la médula ósea de un paciente antes de que pueda implantársele la de otra persona, esperando con optimismo que esto ocurra antes de que ataque una infección.
De la nueva manera, en lugar de destruir la médula ósea del paciente, solo se comprime lo suficiente para hacer espacio a la médula donada con el fin de implantarla al lado de la otra y entonces se genera una especie de sistema inmunológico doble. Es lo que los médicos llaman ilusión de célula mixta: las células sanguíneas e inmunológicas del paciente y del donante viven juntas para mejorar la salud.
Con el fin de encontrar los mejores métodos para estos transplantes menos severos, se están estudiando diferentes radiaciones de dosificación baja, así como medicamentos inmunosupresores.
Pero a la larga el principal objetivo es permitir transplantes incluso cuando los donantes no tienen buena compatibilidad genética, dijo la doctora Suzanne Ildstad, de la Universidad de Louisville, cuya técnica involucra una modificación experimental de células donadas para ayudarlas a crecer mejor.
\»Posibilita que cualquiera que tenga una madre o padre dispuestos a donarles médula ósea pueda tener un transplante\», señaló Ildstad, quien tiene familias con anemia falciforme -enfermedad que afecta la hemoglobina de la sangre- y otras enfermedades genéticas de la infancia esperando para ser atendidas.
Por separado, varios hospitales están probando cómo combinar transplantes de riñón con transplantes de médula ósea del mismo donante, esperando que un sistema inmunológico híbrido disminuya la necesidad de depender de por vida de medicamentos para evitar el rechazo al transplante.
\»La gente está mirando con ansiosa expectativa\», comentó el doctor Lakshmanan Krishnamurti, del Hospital Infantil de Pittsburgh, quien está ayudando a planificar un estudio en múltiples hospitales sobre algunos de los métodos nuevos para adultos con anemia falciforme difícil de tratar.
Los médicos saben desde hace mucho tiempo que un transplante tradicional de médula ósea puede curar la anemia falciforme en niños pequeños si tienen el donante compatible. La médula ósea nueva produce glóbulos rojos saludables para reemplazar a los falciformes que no pueden penetrar en vasos sanguíneos pequeños, lo cual causa dolor, infecciones y daño a órganos que pone en riesgo la vida.
Washington , mayo 15/2010 (AP)

mayo 17, 2010 | Lic. Aleida Figueroa Silverio | Filed under: Cirugía, Medicina Regenerativa | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración