Los trabajos sometidos a gran presión, como el de las enfermeras, pueden incrementar el riesgo de enfermedad cardíaca en mujeres y las más jóvenes parecen ser las más vulnerables. Se conoce que sufrir estrés o tener empleos exigentes puede llevar a un mayor riesgo para la salud, pero investigaciones previas se han centrado principalmente en los hombres.
En el estudio, investigadores de Dinamarca evaluaron el impacto de la presión laboral y el grado de influencia que tenía el lugar de trabajo en la salud cardíaca de más de 12 000 enfermeras. Las mujeres tenían de 45 a 64 años en 1993, con un seguimiento de su estado de salud durante 15 años a través de controles hospitalarios. Entre otras cuestiones, a las participantes se les preguntó sobre las presiones laborales que sufrían a diario y hasta qué grado pensaban que tenían control sobre su trabajo.
Los resultados, publicados en la revista Occupational and Environmental Medicine, mostraron que quienes sufrían presiones demasiado altas en el trabajo eran un 25% más propensas a desarrollar enfermedades coronarias que quienes sentían que sus obligaciones eran apropiadas y manejables.
Las enfermeras que creían que su estrés laboral era elevadísimo tuvieron un 35% más de probabilidades de desarrollar una dolencia cardíaca, después de tener en cuenta factores de riesgo como el tabaquismo y ciertos hábitos de estilos de vida. Pero cuando estos hallazgos fueron analizados por edades, se comprobó que las enfermeras menores de 51 años tenían un riesgo superior.
Un análisis aparte de este grupo etáreo mostró que quienes se sentían bajo una presión moderada tenían un 60% más de posibilidades de presentar enfermedad cardíaca, mientras que quienes afrontaban presiones excesivas eran dos veces más propensas a sufrir la dolencia. Estos hallazgos fueron válidos incluso luego de considerar otros factores de riesgo.
\”Este estudio se suma a las evidencias previas sobre el efecto de las excesivas demandas psicológicas del trabajo en la salud cardíaca, pero es de los pocos que muestra el impacto en mujeres\”, señalaron investigadores del Hospital Universitario Glostrup en Dinamarca. Los especialistas añadieron que se necesitaban más estudios para identificar qué estaba contribuyendo a la elevada presión arterial.
Los problemas cardíacos constituyen el primer factor de muerte entre hombres y mujeres en Europa, Estados Unidos y en varios países más. Junto con la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares representaron casi un tercio del total de muertes en el mundo en el 2005, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
June Davison, enfermera cardíaca de la Fundación Coronaria Británica, precisó que sentirse bajo presión en el puesto de trabajo podría derivar en hábitos no saludables e incrementar el riesgo de desarrollar problemas cardíacos. \”Los empleados bajo presión pueden recurrir a los cigarrillos, a los snacks y al consumo de alcohol para sentirse mejor\”, indicó en un comentario. “Si se siente bajo presión debería intentar enfrentarse a él de forma positiva y mantenerse activo durante las horas de trabajo\”, añadió.

Londres, mayo 6/2010 (Reuters)

mayo 8, 2010 | Lic. Sandra Rodríguez García | Filed under: Enferm. Psiquiát. y Psicológicas, Enfermedades Cardiovasculares, Medicina del Trabajo | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración