Las niñas menores de seis años de edad víctimas de una agresión sexual son presa fácil para desarrollar a más temprana edad cáncer cervicouterino, pues además de enfrentar ese trauma pueden ser infectadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH).
Xavier Bosch José, director ejecutivo del Centro de Información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre VPH y Cáncer Cervicouterino, explicó que este problema preocupa de forma considerable, pues se ha detectado más en zonas marginadas y rurales del mundo.
El médico cirujano, jefe del Programa de Investigación en Epidemiología de Cáncer (CERP) y jefe de Asuntos Internacionales del Instituto Catalán de Oncología, en España, reveló que de acuerdo con estudios recientes, además de que las mujeres inician su vida sexual más jóvenes, sufren este grave flagelo.
\”Hay situaciones especiales, por ejemplo en áreas de subdesarrollo en zonas rurales las primeras relaciones sexuales de la mujer muy a menudo son relaciones violentas, son relaciones de abuso sexual en general por parte de adultos y a menudo adultos dentro de la propia familia\”, expuso el especialista.
 Indicó que el tema preocupa mucho porque añade al trauma de una agresión sexual la herencia de un riesgo más elevado de tener un cáncer cervicouterino, pues cuando esas situaciones se producen en general se trata de una niña pequeña que no tiene madurez física ni intelectual.
\”Estas situaciones se producen en general en una niña pequeña, con un cuello de útero inmaduro que tiene relaciones con un varón adulto, que por ese hecho de atreverse a una relación de ese tipo es muy probable que esté infectado por el Virus de Papiloma Humano.
\”De manera secundaria estas relaciones van seguidas por un embarazo, con un cuello inmaduro, un papiloma presente y las alteraciones hormonales que produce el embarazo, y con ello tenemos el coctel de mayor riesgo que uno puede describir\”, apuntó.
Recordó que el cáncer cervicouterino ocupa en el mundo el primer y segundo lugar de causa de muerte en mujeres, que las afecta entre los 30 y 40 años de edad, y su fallecimiento tiene consecuencias sociales y económicas muy importantes para las familias.
Bosch José indicó que a nivel global se estima que 500 000 casos nuevos se registran anualmente en el mundo y se calcula que 250 000 mujeres mueren por esta causa al año, siendo América Latina una de las regiones con tasas más elevadas.
Recordó que en el mundo, sobre todo en los países desarrollados, las mujeres inician su vida sexual entre los 15 y 17 años de edad, aunque hay otros países que por cultura o religión lo hacen a los 25 años.
\”En regiones como la musulmana se inician a los 25 años, pero en Estados Unidos y Europa estas cifras andan ahora entre los 15 y 17 años de edad, y también hay un grupo de niñas que sufren sus primeras relaciones sexuales a los tres, cuatro, cinco o seis años\”, agregó.
A lo anterior se debe sumar que algunas tienen múltiples compañeros sexuales y por lo tanto la circulación viral en estas poblaciones es muy alta, pero lo lamentable es que el VPH tiene una presencia de un 80% de la población, incluso en la más conservadora.
Explicó que el cáncer de ese tipo se detecta muy raramente por debajo de los 30 años, pero hay lugares en el mundo donde los datos no son muy fidedignos y muchas mujeres se quedan sin diagnosticar y no se sabe cuál es la frecuencia de tumores en mujeres muy jóvenes.
Lo que sí se conoce, dijo, es que entre el contagio y el desarrollo de la enfermedad se tiene un periodo de dos a tres décadas, y se debe entender que las infecciones por VPH son extraordinariamente comunes y que el hecho de padecerlas no debe ser motivo de estigmatización.
\”Tener una infección por VPH no es un estigma que ponga a una mujer en una categoría de comportamientos sexuales extremos. Es una infección que prácticamente todas las mujeres con vida sexual activa van a encontrar en algún momento de su vida\”, explicó.
El especialista señaló que una mujer vacunada contra el VPH antes de iniciar relaciones sexuales reduce el riesgo de padecer cáncer cervicouterino entre un 50% y un 70% , por lo que se recomienda vacunar a las niñas de nueve y diez años de edad.
\”Para los tipos de virus más frecuentes, que son 16 y 18 distintos, esta protección es efectiva al 100%, por lo que estas mujeres están realmente bien protegidas frente a los dos tipos más agresivos, y parcialmente frente a otros tipos poco menos agresivos\”, expuso.
Sin embargo como esta vacuna no incluye otros tipos de VPH virales, es muy importante que se tengan chequeos secundarios a través de exámenes de laboratorio, como la citología, pues ambas acciones salvarán la vida.
En el mundo cada dos horas muere una mujer a consecuencia del cáncer cervicouterino, por lo que insistió que \”con ambas acciones, la vacuna y la citología, se reduce dramáticamente la posibilidad de desarrollar cáncer\’.
México, mayo 3 (Notimex)

mayo 4, 2010 | Lic. Aleida Figueroa Silverio | Filed under: Enfermedades transmisibles, Neoplasias, Oncología, Pediatría | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración