Los niños que nacen con hipoacusia son de dos a tres veces más propensos a tener problemas visuales que el resto de los niños, según un nuevo estudio.
Un equipo demostró que a los pequeños con deficiencias auditivas se les deberían hacer también exámenes visuales, señaló el equipo del doctor Robert C. O\’Reilly, del Hospital de Niños Alfred I. duPont, en Wilmington, Delaware.
Tres de cada 1 000 niños nacen con hipoacusia, mientras que entre el 2 y el 11% tienen problemas visuales. Si bien a todos los recién nacidos se les controla la audición, el examen visual llega mucho más tarde.
El equipo opinó que es fundamental para el desarrollo de los niños identificar todo problema auditivo o visual lo antes posible. \»Los pacientes con hipoacusia y disminución visual tendrían grandes barreras para comunicarse e interactuar, lo que limita el desarrollo infantil\», escribieron los autores.
Para confirmar si los pequeños con problemas auditivos son más propensos a tener problemas visuales, el equipo estudió a 77 pacientes con hipoacusia congénita.
A todos se les habían realizado exámenes visuales exhaustivos y estudios para detectar enfermedades genéticas causantes de trastornos visuales y auditivos.
Un tercio, es decir, 25 de aquellos que tenían algún grado de problema visual. Al separar a los 24 con síndromes genéticos asociados con la pérdida visual y auditiva, el porcentaje de participantes con pérdida visual bajó un cuarto.
Pero más de la mitad de los niños con un síndrome genético tenían problemas visuales y algún grado de hipoacusia.
El problema visual más común fue la desviación externa e interna del ojo, seguida de desórdenes de refracción, como miopía e hipermetropía. La gravedad de la hipoacusia fue la misma en niños con y sin problemas visuales.
Todos los problemas auditivos de los participantes tenían tratamiento con audífonos o implantes cocleares, dijo O\’Reilly a Reuters Health, mientras que casi todos los problemas visuales podían corregirse con anteojos o cirugía.
Los implantes cocleares son dispositivos que se colocan debajo del cráneo y traducen el sonido en impulsos eléctricos en los nervios auditivos. Eso permite oír cuando los audífonos ya no ayudan.
Pero aclaró que los problemas visuales pudieron haber pasado inadvertidos si no se los hubiese buscado. \»Los niños con problemas auditivos merecen un examen visual completo\», dijo O\’Reilly.

Nueva York, marzo  19/2010 (Reuters Health)

marzo 22, 2010 | Lic. Aleida Figueroa Silverio | Filed under: Oftalmología, Pediatría | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración