Las mujeres embarazadas en Australia y Nueva Zelanda que sufrieron la gripe pandémica A(H1N1) fueron 13 veces más propensas a enfermarse críticamente y a ser ingresadas al hospital, dijeron investigadores el viernes.
El estudio, publicado en el British Medical Journal (BMJ), analizó datos de la mitad del invierno del hemisferio sur del 2009 y halló que el 11% de las madres y el 12% de los bebés murieron luego de su entrada a unidades de terapia intensiva.
Los resultados confirman investigaciones previas que indicaban que las embarazadas tenían un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves si contraían influenza.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en junio pasado que el nuevo virus A(H1N1) estaba causando la primera pandemia de gripe en más de 40 años, luego de que la cepa se propagara a todo el mundo desde México y Estados Unidos en apenas seis semanas.
La pandemia de A(H1N1) desató una carrera para desarrollar nuevas vacunas por parte de laboratorios como GlaxoSmithKline y Sanofi-Aventis.
Pero las dosis no estuvieron listas hasta fines de año y muchas personas decidieron no dársela por temor a problemas de seguridad y porque el brote fue más moderado de lo esperado.
Ian Seppelt, de Investigadores Australianos y Neozelandeses de Terapia Intensiva Influenza, que lideró el estudio de BMJ, destacó que ninguna de las mujeres examinadas había sido inmunizada contra la gripe estacional, pese a las recomendaciones de los médicos.
Durante el período del estudio, entre el 1 de junio y el 31 de agosto del 2009, un total de 209 mujeres en edad reproductiva (entre 15 y 44 años) fueron admitidas en unidades de terapia intensiva con gripe A (H1N1)confirmada, de las cuales 64 estaban embarazadas o habían tenido un bebé recientemente.
Las mujeres que tenían un embarazo de más de 20 semanas eran 13 veces más propensas a ingresar en terapia intensiva que las mujeres no embarazadas con influenza A(H1N1), indicó el estudio.
Alrededor del 69% de las pacientes tuvieron que usar un respirador y, de este total, un 14% necesitó más ayuda para que el oxígeno llegue al corazón y los pulmones.
En total, siete madres y siete bebés murieron.
\»Pese a que una mortalidad del 11% parece baja cuando se la compara con los resultados generales de las fallas respiratorias en terapia intensiva (…) una mortalidad materna del 11% es alta cuando se la compara con cualquier otra afección obstétrica\», escribió Seppelt en el estudio.
La OMS dice que más de 300 millones de personas fueron vacunadas contra la gripe pandémica A(H1N1) y que las dosis, que tienen un excelente registro de seguridad, fueron efectivas en un 70 al 75%.
Hasta el momento, la OMS confirmó más de 16 200 muertes alrededor del mundo por A(H1N1), pero la cifra real, que llevará al menos un año determinar, será muy superior, debido a que la mayoría de las víctimas nunca fueron diagnosticadas ni examinadas.

 Londres, marzo  19/2010 (Reuters)

marzo 22, 2010 | Lic. Aleida Figueroa Silverio | Filed under: Enfermedades transmisibles, Virosis | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración