Ser delgada en la niñez y la adolescencia eleva la posibilidad de una mujer de desarrollar un trastorno doloroso del sistema reproductivo llamado endometriosis, según un nuevo estudio publicado en la revista Human Reproduction.

Pero eso no significa que sea buena idea que las niñas engorden para prevenir la enfermedad, insistió la doctora Stacey A. Missmer, de Brigham and Women\’s Hospital y de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston.
\»Obviamente, hay una gran cantidad de razones por las que ser delgada es mejor. Nunca induciríamos a las niñas a engordar\», dijo a Reuters Health.
Según la autora, los resultados proporcionan conocimiento acerca de una enfermedad poco comprendida y hasta ayudaría a los médicos a identificar a qué mujeres controlar.
La endometriosis aparece cuando el tejido que recubre el interior del útero crece también fuera de ese órgano, generalmente entre los ovarios, las trompas de Falopio y en el resto de la zona pélvica.
Ese tejido sigue comportándose como si recubriera solo el interior uterino con sangrados mensuales. Pero dado que esa sangre no tiene adónde ir, causa cicatrices y quistes, lo que duplica el riesgo de infertilidad.
Los síntomas principales son el dolor pélvico y los calambres menstruales, dijo Missmer, y dado que algunos médicos los consideran normales, \»resulta difícil que las niñas y las mujeres reciban el tratamiento médico adecuado\».
Aunque todavía se desconoce la causa de la endometriosis, el peso es un factor de riesgo. Algunos estudios hallaron que la probabilidad aumenta en las mujeres más delgadas.
El equipo de investigadores dirigidos por Missmer estudió a unas 90 000 mujeres premenopáusicas, que participaban en Nurses Health Study II y tenían entre 25 y 42 años al ingresar al estudio, en 1989.
En ese momento, las pacientes respondieron cuánto habían pesado a los 5, 10 y 20 años de edad, según nueve figuras que representaban el tamaño corporal, desde la delgadez hasta la obesidad. Tres años después, 1800 habían desarrollado endometriosis.
Al considerar factores como el sobrepeso o la delgadez actual y la maternidad, se observó que las mujeres que habían sido más delgadas en la niñez tenían un 23% más riesgo de haber desarrollado endometriosis.
El diseño del estudio no permitió calcular el riesgo absoluto de una mujer de desarrollar la enfermedad. De todos modos, se sabe que la endometriosis afecta a un 10% de la población general de mujeres.
El estudio reveló también que las mujeres que habían sido niñas con sobrepeso tenían un 10% menos riesgo de desarrollar endometriosis. Las mujeres con sobrepeso tienen niveles más altos de andrógenos (u hormonas masculinas), lo que puede controlar la aparición de la enfermedad, explicó Missmer.
Los resultados sugieren que el equilibrio hormonal tan precoz asociado con el peso modifica el riesgo de desarrollar endometriosis.
La autora recordó que la cirugía para visualizar el interior de la pelvis femenina es indispensable para obtener el diagnóstico definitivo de la endometriosis.
Los resultados, agregó, ayudarían a los médicos a identificar a las niñas y las mujeres con alto riesgo, en quienes debería utilizarse ese procedimiento invasivo de diagnóstico.

Nueva York, marzo 17/2010 (Reuters Health)

marzo 18, 2010 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Problemas de Salud | Etiquetas: , , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración