Los fibroides, crecimientos tumorales en el útero, son la pesadilla de la década -o hasta dos- antes de la menopausia: causan hemorragia, dolor u otros problemas en casi un tercio de las mujeres y son la causa principal de las histerectomías.


La alternativa más reciente de ataque a los fibroides es la inserción de un electrodo diminuto por medio de un pequeño orificio, un experimento para ver de qué modo el calor de la radiofrecuencia los restringe.
Las mujeres todavía sienten que necesitan más opciones y con toda razón\’\’, afirma la doctora Erika Banks, del Centro Médico Montefiore de Nueva York, que es uno de seis centros nacionales de salud que ponen a prueba el nuevo método de ablación RF.
También hay noticias para las mujeres que tratan de decidir cuál de dos opciones -un método de larga data llamado embolización arterial uterina o uno más nuevo llamado ultrasonido concentrado- funciona mejor para cada paciente.
“Las pacientes podrían sorprenderse de que ninguna investigación tenga respuestas definitivas a esta altura acerca de cuál procedimiento es mejor para su síntoma predominantes”, dijo la doctora Estella Parrott del Instituto Nacional de Salud, que financia el estudio comparativo en la Clínica Mayo y la Universidad de Duke.
Para ser algo tan común, los fibroides están envueltos en mucho misterio. Nadie sabe qué causa estos tumores no cancerosos, aunque la hormona estrógeno desempeña un papel en su crecimiento.
Por lo menos el 30% de las mujeres experimentan síntomas de fibroides -dolor agudo, sangrado intenso, disfunción de vesícula o de vientre, complicaciones de la fertilidad o el embarazo, en su mayoría a finales de los 30 años de edad y principios de los 40. Muchas los tienen (dos tercios o más de todas las mujeres cincuentonas) sin reportar problemas. Las mujeres negras corren más riesgo, sin que se sepa la causa.
Los fibroides diminutos por lo general no causan síntomas, pero pueden crecer hasta un gran tamaño. Aun los no demasiado grandes pueden causar sangrado intenso.
La ablación RF, usada desde hace tiempo para tratar ciertos tumores cancerosos, utiliza calor de baja energía para destruir tejidos específicos evitando daños a zonas cercanas.
Para los fibroides, un artefacto de Halt Medical Inc. requiere tres pequeñas incisiones abdominales: una para una cámara, otra para una sonda ultrasónica a fin de apuntar precisamente dentro del útero y la tercera para una especie de aguja que pincha el fibroide.

Washington, febrero 25/2010 (AFP)

febrero 26, 2010 | Lic. Ada Beatriz Ruiz Jhones | Filed under: Problemas de Salud | Etiquetas: , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración