La biodiversidad, que refiere la cantidad de formas de vida que existen en el planeta, legado de millones de años de evolución y herencia irremplazable, es de suma importancia, y su pérdida, que ocurre a un ritmo acelerado, pone en peligro la viabilidad, a largo plazo, de la humanidad.El director del Instituto de Ecología (IE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), César Domínguez Pérez-Tejada, abundó en un comunicado que se ha dicho que de continuar la destrucción de esa riqueza se acabará la vida en el planeta.
“Eso no es verdad, la que está comprometida es nuestra propia existencia y, en ese proceso, se extinguirán muchas especies y organismos más; cuando los humanos hayan desaparecido, la naturaleza se recuperará y alcanzará un nuevo equilibrio”, dijo.
Expuso que el uso indiscriminado de los recursos naturales por los humanos pone en riesgo su permanencia en el planeta, sobre todo, la futura, la de los hijos y nietos.
El experto puntualizó que la diversidad biológica se compone de la variedad de especies, los genes que componen a cada una de ellas como ocurre en el Homo sapiens, cuya estructura genética difiere en cada raza y cuenta con adaptaciones que divergen con cada ambiente y los ecosistemas.
También incluye las interacciones bióticas que ocurren entre los organismos que ocupan un mismo lugar, explicó César Domínguez.
Descritas, existen entre 1,5 y 1,8 millones de especies, pero el estimado refiere a una cantidad enorme, entre cinco y 100 millones; aunque todo el tiempo se descubren nuevas, es una desgracia que se pierdan a una tasa más acelerada que la que permite saber que existieron, señaló.
Basado en las tendencias actuales, se considera que 34 000 plantas y 5200 especies animales -incluyendo una de cada ocho de aves del mundo-, están en amenaza de extinción.
En México “tenemos esta combinación terrible de ser uno de los pocos países megadiversos, con un 12% de todas las especies del planeta y un número importante de organismos que solo habitan en nuestro territorio, y al mismo tiempo somos una de las naciones con las tasas de transformación de los ecosistemas más altas del mundo”, señaló Domínguez.
Algunas especies emblemáticas están en serios problemas, como el jaguar; otras ya fueron “extirpadas”, como el oso “grizzly” y el lobo.

Ciudad de México, febrero  10/2010 (Notimex)

febrero 11, 2010 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Medio Ambiente, Problemas de Salud | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración