Los varones de baja estatura por problemas de salud son más propensos que las hembras a recibir hormona de crecimiento, pero esa diferencia no se explica por un sesgo en las decisiones de los médicos, sugirió un nuevo estudio.La hormona de crecimiento se les indicaría a los niños de baja estatura por ciertas causas, como: la deficiencia de la hormona, la enfermedad renal y los efectos adversos de la radioterapia cerebral para tratar un cáncer.
Estudios en varios países habían demostrado que dos veces más varones que hembras reciben tratamiento hormonal por esas enfermedades. Se desconoce por qué, pero algunos sostienen que está vinculado a la idea de que en las mujeres está más socialmente aceptada la baja estatura.
Varios estudios respaldaron la teoría del \”sesgo del diagnóstico\”. Una encuesta a endocrinólogos pediátricos en Estados Unidos, por ejemplo, dejó ver que ante varios casos hipotéticos, los médicos eran un 30% más propenso a recomendar terapia hormonal a los varones que a las hembras.
Otros estudios hallaron que, al momento de la indicación de la terapia hormonal, las hembras tendían a ser de más bajas tallas que los varones.
En el nuevo estudio, un equipo en Australia halló que, entre 1485 niños bajo tratamiento con hormona de crecimiento, la mayoría (811) eran varones.
Además, los niños superaban a las niñas al analizar las indicaciones individuales de terapia hormonal, incluida la deficiencia de la hormona de crecimiento, la insuficiencia renal y la radioterapia craneana.
Pero casi no hubo evidencias de que las hembras fueran de más bajas tallas que los varones en el momento de la derivación a tratamiento. En cambio, en el grupo con deficiencia de la hormona de crecimiento o que había recibido radioterapia, los varones tendían a tener la talla más baja.
\”Esto sugiere que los varones y las hembras que deben recibir hormona de crecimiento tienen las mismas posibilidades al momento del diagnóstico y de la determinación del tratamiento\”, dijo a Reuters Health el autor principal del estudio, doctor Ian P. Hughes.
\”Es decir que no existe un sesgo diagnóstico de género\”, agregó Hughes, investigador de la Universidad de Queensland.
El especialista dijo que el mensaje para los padres es que pueden \”confiar\” en que sus hijos, hembras o varones tendrán las mismas posibilidades en el momento de la evaluación si corresponde indicar un tratamiento con hormona de crecimiento.
La estatura baja en los niños se determina por la desviación de la medida normal para la edad y género. Para eso, los médicos usan cartillas de crecimiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), elaboradas con datos pediátricos reunidos entre 1960 y 1990.
Pero Hughes señaló que la talla promedio de la población aumenta de generación a generación. De modo que los patrones de crecimiento de los niños y niñas de hoy no son los mismos que los que se utilizaron para elaborar las cartillas de los CDC.
\”Si esos cambios entre la población infantil actual y la población estudiada por los CDC variaron en varones y hembras, entonces nuestra definición de baja talla sería distinta para ambos géneros, lo que elevaría el criterio de elegibilidad para el tratamiento con hormona de crecimiento de un género sobre el otro\”, sostuvo.

Australia, febrero  8/2010 (Reuters Health)

febrero 9, 2010 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Endocrinopatías, Pediatría | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración