El filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900) no estaba en lo cierto cuando escribió su célebre frase \»Lo que no me mata me fortalece\», por lo menos en lo que se refiere al hambre.
Cada seis segundos muere un niño por hambre o una causa relacionada, en un planeta donde alrededor de 1000 millones de personas no tienen suficiente para comer, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
Quienes sobreviven a este flagelo cargan con sus efectos debilitadores por el resto de sus vidas. Y a menudo se los transmiten a las futuras generaciones.
Esto se debe a que el hambre no es solo el resultado de la pobreza, sino también una de sus principales causas, señalan los expertos.
Los adultos con estómagos vacíos no tienen la fortaleza suficiente para trabajar en todo su potencial, y son más susceptibles a las enfermedades.
En los niños, la capacidad de aprendizaje se ve seriamente reducida si padecen hambre. Muchos niños desnutridos quedan discapacitados de por vida, lo que en su adultez limita su capacidad de mantenerse a sí mismos y a sus propios hijos.
\»Si las personas no se alimentan, sus cuerpos y mentes no se desarrollan, y eso produce toda clase de problemas, especialmente de salud, y genera más hambre\», dijo a IPS Tony P. Hall, director de la Alliance to End Hunger (alianza para acabar con el hambre), con sede en Washington, y ex embajador de Estados Unidos en la FAO.
\»He visto esto muchas veces. Cuando un niño o niña padece hambre, aunque no muera, eso le causa problemas en el futuro, y también a sus países\», agregó.
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señaló en noviembre que la mala alimentación tiene un impacto enorme en el desarrollo de los niños en muchas partes del mundo. Alrededor de un tercio de las muertes de menores de cinco años en los países en desarrollo están vinculadas a una dieta inadecuada, lo que también hace que uno de cada tres -195 millones- vean su desarrollo atrofiado, enfatizó.
Esto se debe a que, cuando está mal alimentado, el cuerpo prioriza funciones esenciales y dirige menos nutrientes al crecimiento.
Evidencias científicas indican que, si los cuerpos de estos niños no se desarrollan adecuadamente, sus cerebros tampoco. Por ejemplo, un estudio publicado en el 2007 en la revista médica británica The Lancet reveló que por cada aumento de 10% en la prevalencia de atrofias en un país, la proporción de niños que llegan al último año escolar se reduce un 8%.
Por lo tanto la lógica sugiere que garantizar una buena nutrición infantil es necesario para combatir el hambre en la actualidad y para garantizar la seguridad alimentaria en el futuro.
Sin embargo, las organizaciones benéficas dedicadas a los niños dicen que es frecuente que esta área sea desatendida en los esfuerzos por promover el desarrollo.
Señalan que esto queda de relieve en el lento avance en la reducción de la cantidad de niños que padecen bajo peso. Éste es un indicador clave para el primero de los ocho Objetivos de Desarrollo para el Milenio definidos por los gobiernos en el 2000, que impone reducir a la mitad la proporción de personas con hambre para el 2015 partiendo de los indicadores de 1990.
Un informe de Unicef del 2009 mostró que 23% de quienes tenían menos de un lustro de vida seguían padeciendo bajo peso casi 20 años después.
Se acusa a los gobiernos de no darle al asunto la necesaria prioridad. La nutrición debe verse como una prioridad política para ministros y presidentes.
Los primeros 33 meses de vida, desde la concepción hasta el segundo cumpleaños, son particularmente importantes, destacan los expertos. Luego de los dos años de edad, es mucho más difícil revertir los efectos de la desnutrición crónica, y especialmente su impacto sobre el desarrollo del cerebro, sostienen.
\»La primera infancia en particular sienta las bases para toda la vida. Los niños que padecen desnutrición crónica antes de su segundo cumpleaños tienen probabilidades de poseer un desarrollo cognitivo y físico disminuido por el resto de sus vidas\», dijo Veneman.
Save the Children promueve una variedad de políticas que, dice, pueden fomentar dietas para ayudar a romper este círculo vicioso de hambre que genera más hambre.
Al invertir en los niños se está invirtiendo en el futuro. Si se tiene una población bien alimentada, se está en camino a tener una población productiva.

Roma, enero  25/2010 (IPS)

enero 26, 2010 | Lic. Sandra Rodríguez García | Filed under: Problemas de Salud | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    enero 2010
    L M X J V S D
        feb »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración