Un estudio reveló que, en las personas con antecedentes familiares de cáncer pancreático, tener un pariente con un diagnóstico antes de los 50 años les eleva el riesgo de desarrollar esa enfermedad mortal.
Un 3% de los casos de cáncer pancreático son conocidos como “formas familiares”, es decir, que el mal afectó a dos o más parientes de primer grado (hermanos, un padre o un hijo). Mutaciones en varios genes estarían asociadas con el cáncer.
Los autores del estudio hallaron que, en esas familias, la edad del paciente al momento del diagnóstico fue un factor importante en el riesgo de otros parientes de desarrollar la enfermedad.
A diferencia de la población general, los miembros de familias afectadas tenían seis veces más riesgo. Pero eso aumentó a nueve veces cuando se había diagnosticado a un familiar antes de los 50 años, artículo que se publicó en Journal of the National Cancer Institute.
Estos datos servirían para asesorar a las personas con alto riesgo genético de cáncer pancreático porque describen la posibilidad que tiene una persona de desarrollarlo, dijo la doctora Alison P. Klein, de la Johns Hopkins School of Medicine, en Baltimore.
Además, ayudarían a los investigadores a identificar las personas que más se beneficiarían con el análisis para detectar precozmente crecimientos sospechosos.
El cáncer de páncreas tiene un pronóstico sombrío: solo un 5% de los pacientes sigue vivo a los cinco años del diagnóstico. Eso se debe en gran parte a que el cáncer rara vez se detecta a tiempo; los síntomas (pérdida de peso, dolor en la parte superior del abdomen e ictericia) aparecen cuando ya hay metástasis.
“Aún no existe un programa de análisis adecuado”, dijo Klein a Reuters Health. Los investigadores están estudiando la efectividad del ultrasonido endoscópico, en el cual se introduce una sonda por la boca hasta el intestino delgado y de ahí se dirige hacia el páncreas.
Para los investigadores, los resultados sugieren que los ensayos clínicos se deberían concentrar en las familias con cáncer pancreático de aparición juvenil.
Se estima, por ejemplo, que una persona con uno o dos familiares de primer grado con cáncer pancreático y por lo menos un pariente con la enfermedad diagnosticada a los 40 años, tiene un 16% de probabilidad de tener el cáncer a los 80 años.
Eso disminuyó a un 7% cuando los familiares tenían 60 años al momento del diagnóstico y a un 3% si tenían 80 años. El estadounidense promedio, dijo Klein, tiene un 1% de posibilidad de desarrollar cáncer pancreático.

Nueva York, enero  21/2010 (Reuters Health)

enero 22, 2010 | Lic. Sandra Rodríguez García | Filed under: Neoplasias | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    enero 2010
    L M X J V S D
        feb »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración