La hipertensión arterial y otras enfermedades sistémicas podrían tratarse de forma duradera de una vez a través del trasplante de piel modificada genéticamente, informaron científicos de Estados Unidos y Alemania.
Los ratones que recibieron este trasplante pudieron disminuir exitosamente su presión sanguínea. Jean-Phillipe Therrien de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en Bethesda, estado de Maryland, cultivó en el laboratorio a partir de células de la piel humana pequeños trozos de piel. A las células de la piel fueron añadidos otros dos genes: uno de ellos forma una hormona que se encuentra de forma natural en las personas. Este péptido natriurético auricular (ANP) reduce la presión sanguínea.
Cuando los investigadores trasplantaban un pedazo de piel modificado genéticamente al ratón, aumentaba la cantidad de ANP en el plasma sanguíneo y la presión sanguínea de los animales de laboratorio. La presión sanguínea tampoco aumentó cuando los animales consumían comida salada, informaron los científicos.
Gracias al segundo gen incorporado, los investigadores pudieron manejar desde afuera la cantidad de ANP: el gen le brinda a la célula resistencia frente a la sustancia venenosa colchicina. Cuando los investigadores encremaban el trasplante de piel con colchicina, solo sobrevivían aquellas células que tenían el gen resistente. Dado que este gen siempre aparece junto al ANP, se enriquecen las células que pueden generar ANP. Como consecuencia aumenta su cantidad y se reduce más la presión sanguínea. La finalización del tratamiento con colchicina lleva a una reducción de la cantidad de ANP.
Una terapia con el trasplante de piel modificado ahorraría a los pacientes con presión sanguínea alta la ingesta constante de medicamentos para reducirla. Basados en los resultados, los científicos creen que sería necesario un trasplante de unos 200 centímetros cuadrados -es decir, 10 veces un pedazo de piel de 20 centímetros- para alcanzar en la sangre una cantidad efectiva de ANP. De todas formas, el tamaño necesario debe ser investigado de forma experimental dado que los resultados no se pueden traspolar simplemente de ratones a personas.

Washington, enero  11/2010 (DPA)

enero 14, 2010 | Lic. Sandra Rodríguez García | Filed under: Medicina | Etiquetas: , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    enero 2010
    L M X J V S D
        feb »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración