La inmunoterapia, es decir terapias basadas en activar el sistema inmunitario contra las células cancerígenas, se ha convertido en poco tiempo en un arma muy eficaz para tratar algunos tumores como el melanoma o el cáncer de pulmón. Sin embargo, hasta ahora, la mayoría de los tumores del colon parecían insensibles a este tipo de terapias y, por tanto, se había postulado que este tipo de tumor simplemente es invisible para el sistema inmunitario.

inmunoterapia-para-el-cancer-funcionaUn equipo liderado por el investigador ICREA, Eduard Batlle, en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) explica en un trabajo publicado en la revista Nature que la hormona TGF-beta es la responsable de que el sistema inmunitario sea ciego ante las células tumorales de colon. “Los pocos ensayos clínicos de inmunoterapia con pacientes portadores del subtipo de cáncer de colon más frecuente no estaban dando buenos resultados y no se comprendía bien por qué” explica Eduard Batlle, líder del estudio.
Neutralizando la acción del TGF-beta, las células del sistema inmunitario consiguen infiltrar y reconocer el tumor, combatir el cáncer e incluso prevenir la aparición de las metástasis generadas en hígado y pulmón por tumores que se desarrollan en colon en un modelo preclínico de ratón que mimetiza la enfermedad en humanos. Además, y más importante, demuestran que combinando el inhibidor de TGF-beta con inmunoterapias ya disponibles, el efecto antitumoral se potencia y el sistema inmune elimina de forma eficaz las metástasis ya establecidas, que de otra forma matarían al individuo en pocas semanas.
El científico Daniele Tauriello, investigador postdoctoral y primer autor del artículo, aplicó a ratones de laboratorio cuatro de las mutaciones genéticas más comunes presentes en los tumores humanos de colon avanzados. “La creación del modelo animal nos llevó cuatro años pero dimos en el clavo”, relata el investigador.
Tras comprobar la similitud con los tumores humanos agresivos, crearon un biobanco de organoides tumorales -minitumores en tres dimensiones-, para poder reintroducirlos de forma controlada en ratones inmunocompetentes. “Para estudiar el sistema inmunitario el tumor debe ser de ratón, de otro modo su organismo lo rechazaría”, explica.
A través de este modelo que mimetiza las principales características del cáncer de colon metastásico desarrollado en pacientes, pudieron estudiar cómo las células cancerígenas conseguían ocultarse de la acción del sistema inmunitario.
Alrededor del 40-50 % de los pacientes con un tumor en el colon recaerán en la enfermedad en forma de metástasis, con tumores que se reproducirán en el hígado o pulmón principalmente. “Cuando hay un diagnóstico de cáncer de colon en los estadios más avanzados, los oncólogos no tienen a su disposición tratamientos eficaces que puedan curar al paciente”, explica Eduard Batlle.
Este trabajo abre la puerta a que se desarrolle el primer tratamiento basado en inmunoterapia para pacientes con cáncer de colon metastásico, y para aquellos pacientes con mal pronóstico, pero que todavía no han desarrollado metástasis.
“Oncólogos y farmacéuticas iniciarán pronto ensayos clínicos que combinen inhibidores de TGF-beta, ya disponibles para uso clínico, con inmunoterapias. Estamos convencidos de que muchos pacientes de cáncer colorrectal se beneficiaran de esta estrategia terapéutica”, señalan.
Nature publica en el mismo número otro estudio de la farmacéutica norteamericana Genentech que llega a las mismas conclusiones que el equipo de Batlle investigando la falta de respuesta a la inmunoterapia en pacientes con cáncer de vejiga. “Este segundo trabajo demuestra que el descubrimiento va más allá del cáncer de colon. Aparentemente múltiples tipos de tumores utilizan la misma estrategia -la elevación de los niveles de TGF-beta en el entorno- para volverse invisibles al sistema inmunitario.Éstos también podrían beneficiarse de las inmunoterapias basadas en inhibir la acción de esta hormona”, opinan los científicos del IRB Barcelona.
El estudio ha contado con la colaboración del laboratorio de química liderado por Antoni Riera en el IRB Barcelona, que ha sintetizado el medicamento que neutraliza la acción de TGF-beta, y del trabajo de Toni Berenguer y Camille Stephan-Otto al frente de la plataforma de bioinformática y bioestadística, que han validado la similitud entre los tumores humanos y de ratones. Además el estudio ha contado con la colaboración del Departamento de Oncología y Patología del Hospital del Mar de Barcelona.
febrero 20/2018 (immedicohospitalario.es)

 

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    febrero 2018
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración