Un nuevo dispositivo para tratar la angina refractaria acaba de implantarse, por primera vez en España, en un paciente del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, de la mano del equipo de Cardiología Intervencionista que dirige Raúl Moreno, a su vez está integrado en el Servicio de Cardiología de La Paz, cuyo jefe es José Luis López Sendón.

reducerEn la intervención también ha participado el cardiólogo intervencionista Shmuel Banai, director del Departamento de Cardiología Intervencionista del Centro Médico de Tel Aviv, uno de los especialistas con mayor experiencia a nivel mundial en este tipo de procedimientos. El dispositivo implantado (Reducer) está desarrollado por la compañía Neovasc y se distribuye en exclusiva en España por la compañía World Medica.

La próstesis Reducer está indicada para el tratamiento de la angina refractaria en todos aquellos pacientes que presentan dicha sintomatología a pesar de haber recibido una cirugía exitosa, intervencionista o por vía abierta; si no son candidatos a revascularización por vía quirúrgica o intervencionista, o si presentan este cuadro sin lesión visible y en probable relación a una microangiopatía coronaria.

La angina refractaria supone un problema de salud considerable en España, ya que según estima la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), el 3 por ciento de la población española la sufre (1.4 millones de personas). El registro español Advance, tras estudiar a 2024 pacientes, determinó que prácticamente la mitad (49,7 por ciento) tenía al menos un episodio de angina a la semana.

Ese mismo estudio también concluyó que la percepción subjetiva del paciente sobre su estado es peor que la que considera su médico en términos de gravedad de su dolor y de su calidad de vida. Las soluciones actuales (tratamiento médico y revascularización) no son ni suficientes ni satisfactorias para el tratamiento de la angina refractaria, como prueba la reciente publicación del estudio Orbita y los resultados del estudio Ranexa.

El dispositivo Reducer aumenta la presión en el seno coronario lo cual produce una redistribución del flujo arterial coronario en beneficio de la circulación subendocárdica disminuyendo así la isquemia del músculo cardíaco lo que contribuye a reducir el dolor torácico.

La evidencia científica de esta prótesis, en términos de seguridad y eficacia, está sustentada por la publicación del estudio aleatorizado y controlado Cosira (acrónimo del inglés COronary SInus Reducer for Treatment of Refractory Angina) en The New England Journal of Medicine, en 2015, que confirma los resultados obtenidos en los más de mil dispositivos Reducer implantados en todo el mundo a día de hoy; resultados que se han ido comunicando y publicando en los principales foros internacionales de cardiología.

La intervención no precisa de anestesia general y el paciente puede volver a su domicilio la tarde de su intervención o a la mañana siguiente según considere su médico. Dicha intervención se realiza en el quirófano de cardiología intervencionista y el procedimiento dura en total aproximadamente una hora.

En manos expertas el procedimiento no reviste complejidad, realizándose a través de una pequeña incisión en la parte derecha del cuello. Tras la incisión se punciona la vena yugular por la que se introducen los catéteres necesarios para acceder al seno coronario que es el lugar donde se implantará Reducer.
enero 11/2017 (diariomedico.com)

enero 12, 2018 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Cardiología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    enero 2018
    L M X J V S D
    « dic    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración