Un subtipo de células del sistema inmune, las células marginales B, parece tener un efecto protector frente a la aterosclerosis. Lo acaba de comprobar un equipo en el que son coautores investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), que por primera vez han estudiado el papel de este tipo específico de células B. El trabajo, publicado en Nature Medicine, describe el mecanismo por el que ejercen ese papel protector.

células marginales B protegen frente a la aterosclerosisLas células B son uno de los principales tipos de células implicadas en la respuesta inmune. En el caso específico de las células B marginales, se encuentran únicamente en el bazo del ratón, pero en los humanos también se localizan en la sangre, aclara José Luis de la Pompa, investigador del CNIC y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) y uno de los autores del estudio dirigido por Ziad Mallat, de la Universidad de Cambridge.

Durante años, el papel de las células B en la aterosclerosis ha sido un aspecto controvertido, hasta que se descubrió que era preciso diferenciar entre los distintos tipos de células B, todas ellas con diferentes funciones.

“Las células B marginales presentan en su superficie unos niveles muy elevados de una proteína llamada Pdl1 y estos niveles aumentan tras la ingesta de una dieta rica en colesterol”, explica Meritxell Nus, primera autora del trabajo, que realizó parte de la investigación en el CNIC y actualmente investiga la Universidad de Cambridge. “Pdl1 se une a otra proteína, PD1, en la superficie de un tipo de linfocitos T, llamados células T reguladoras foliculares, limitando su movilidad y, por tanto, impidiendo que ejerzan sus efectos negativos sobre las placas de colesterol”.

Medicamentos frente a Pdl1
La investigadora añade además que la expresión de esta proteína Pdl1 en las células marginales es muy importante también en otros campos, como es el caso del cáncer, ya que en la actualidad muchos tratamientos antitumorales de inmunoterapia usan medicamentos que bloquean Pdl1.

La investigación que se publica en Nature Medicine también ha desvelado que las células marginales B son necesarias para la completa diferenciación de las células T reguladoras foliculares, “lo que supone un gran hallazgo en el campo de inmunología, donde no se sospechaba que había relación alguna entre estos dos tipos celulares, ya que hasta ahora se creía que se localizaban en lugares diferentes”, afirma Nus.

En conclusión, este trabajo revela un papel previamente insospechado de las células B marginales en el control de la aterosclerosis. Además, muestra un mecanismo dependiente de PDL1 a través del cual estas células utilizan sus propiedades inmunes innatas para limitar una exagerada respuesta inmune adaptativa. Estos resultados, señalan los investigadores, pueden tener importantes implicaciones para la comprensión del impacto de los factores ambientales, tales como las variaciones en la composición de la dieta, en la aparición y / o progresión de las enfermedades inmunomediadas.

El trabajo se ha financiado en parte con un proyecto del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MEIC), el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), y en el marco del CIBER CV (ISCIII)
abril 26/2017 (diariomedico.com)

abril 27, 2017 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Cardiología, Enfermedades Cardiovasculares | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    abril 2017
    L M X J V S D
    « mar   may »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración