El ejercicio físico no sólo tiene un efecto protector sino también terapéutico sobre las patologías cardiovasculares, según una revisión de 50 estudios internacionales coordinada por Alejandro Lucía, catedrático de Fisiología del Ejercicio, del Centro de Excelencia de Investigación en Actividad Física y Deporte de la Universidad Europea de Madrid, que se publica en Physiology (doi:10.1152/physiol.00019.2013 ).

Según ha explicado Lucía a DM, el equipo analizó los efectos preventivos y terapéuticos del ejercicio sobre la salud en comparación con los tratamientos indicados en patologías cardiovasculares y con el efecto protector de la polipíldora cardiaca. Frente a ésta ha demostrado tener un efecto similar en el caso de la hipertensión, pero lo que sí presenta la actividad física como ventaja añadida frente a la farmacopea es obtener un óptimo estado de salud, además de mejorar el peso corporal y el tono muscular, y asegurar una buena aptitud cardiorrespiratoria y una mayor longevidad.

“Un aspecto muy importante de la revisión son los beneficios que se han demostrado respecto el ejercicio. Hemos demostrado que es preventivo y terapéutico en enfermedad cardiovascular, en algunos tipos de cáncer, así como en otras patologías. En la tercera edad, es el único remedio que existe contra la sarcopenia, y ayuda a prevenir las caídas. No hay ningún fármaco que tenga este efecto”.

Asimismo, Lucía afirma que el efecto benefactor del ejercicio va más allá de los factores de riesgo de patología cardiovascular tradicional. “Hasta un 40 % de los beneficios del ejercicio pueden originarse por factores que aún no se conocen. Estudiar la actividad física ayudará a conocer mejor la patofisiología de las enfermedades crónicas puesto que se sabe que el sedentarismo es un factor de riesgo para padecerlas”.

Dosis e intensidad

Sin embargo, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en el mundo y una de cada tres personas no hacen suficiente actividad física.

Según Lucía, las recomendaciones actuales indican que es necesario realizar unos 30 minutos de actividad vigorosa al día, aunque los estudios más recientes apuntan a que el mínimo debería alcanzar los 450 minutos a la semana.

“En cuanto a la capacidad aeróbica, es necesario tener un consumo máximo de oxígeno de por lo menos 8 METS. Estar por debajo de esta cifra es un factor de riesgo muy importante que no se mide en las consultas. Además, si se tiene una capacidad cardiorrespiratoria alta, el resto de factores de riesgo tradicionales se matizan un poco. Por ello, los médicos tendrían que prescribir ejercicio y cuanto más, mejor, ya que hay que tener en cuenta la relación dosis-respuesta” y que caminar tres horas al día produce más beneficios que hacerlo media hora. La cantidad también influye, y la literatura apunta a que cuanto más intenso sea el ejercicio, mejor para el que lo practica.

De hecho, Lucía explica que, más que contraindicaciones, hay que tener precauciones, ya que los trabajos que ha realizado su equipo en niños con fibrosis quística han demostrado mejorar la supervivencia, y los programas con fortalecimientos de pesas en nonagenarios y en niños de 4 años con cáncer también han mostrado beneficios.

Efectos del ejercicio frente a los fármacos

Aunque en menor medida que los fármacos, la actividad física se asocia con una reducción en los niveles de hemoglobina glucosilada y de la reducción de episodios trombóticos, según las conclusiones de los estudios revisado por la Universidad Europea de Madrid. Por otro lado, la práctica regular causa una reducción de los niveles de triglicéridos, y el aeróbico reduce más la presión arterial en personas sanas y con hipertensión que la ingesta de un fármaco, pero similar o algo menor que la combinación con otros. Asimismo, el trabajo ha revisado los estudios que asocian el ejercicio con un beneficio sobre la disfunción autonómica, y sobre la producción de mioquinas y su modulación de la inflamación y la regulación del metabolismo. Además, estimula la migración de células angiogénicas circulantes y la liberación en la sangre de células madre mesenquimales. Asimismo, la evidencia científica sugiere que la práctica intensa de ejercicio genera radicales libres que pueden producir adaptaciones como una mayor respuesta autoxidante del músculo.
septiembre 9/2013 (Diario Médico)

Carmen Fiuza-Luces, Nuria Garatachea, Nathan A. Berger, Alejandro Lucia. Exercise is the Real Polypill Physiology. Sept 2013 28:330-358

septiembre 11, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Fisiatría | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    septiembre 2013
    L M X J V S D
    « ago   oct »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración